Institucionalización de la violencia

Por Pablo Alonso

Está muy extendida la crInstitucionalización Violencia 1eencia de que la televisión, los videojuegos, las películas y demás cosas que tienen que ver con la pantalla, tienen una inevitable influencia negativa en cuanto al desarrollo de comportamientos violentos por parte de los espectadores se refiere. En otros artículos, así como en una de nuestras Charlas hemos expuesto distintos experimentos, datos y tesis que hablan al respecto. También sobre aquellas situaciones que son más propicias y si, efectivamente, esto es así o no. Sin embargo, pretender que sólo el visionado de determinados contenidos conllevaría un inevitable crecimiento en los actos violentos, por sí solos, sería una respuesta un poco vaga que no alcanzaría a entender la complejidad de la sociedad. Sería hipócrita por nuestra parte no analizar otros estamentos tales como las leyes, líderes de opinión, etc. Es curioso el rechazo que impera hoy en día en la sociedad frente a todos aquellos actos que suponen una expresión de la violencia hasta el punto de tener que estar constantemente reafirmándonos en nuestra posición de sociedad pacifista, garante de las idiosincrasias individuales y de la colectividad, que combate las balas con cantos a la libertad.

Institucionalización Violencia 2
No obstante, parece que no somos tan pacíficos como nos gustaría o como pretendemos aparentar ya que, en función de según qué situaciones, la violencia se encuentra institucionalizada, validada y justificada. De esta forma, una respuesta desde los distintos gobiernos en este sentido, podría obtener el apoyo de aquella población que se haya considerado perturbada, herida en su orgullo o como acto de venganza. Todo ello nos debería de hacer pensar acerca del rechazo explícito que, parece, impera en nuestra sociedad, y los actos que se llevan a cabo como consecuencia de esta justificación institucional. Además, dejando a un lado las terribles consecuencias que esto supone con miles de muertos al año, su ineficacia está más que demostrada. Desde luego, tendríamos que hacer un profundo análisis interior y ver si de verdad, en las sociedades occidentales, somos tan “elevados “ como nos gusta demostrar. Con este pequeño artículo-ensayo, tratamos, no de disculpar, ni mucho menos, a la pequeña y a la gran pantalla, sino hacer ver que, si la violencia cala, es porque se encuentra muy presente en diversas esferas de la vida hasta el punto de haberla formalizado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s