Lord of War: El “arte” de la guerra

Charlasdesobremesa1

 

“La guerra es la paz, la libertad es la esclavitud, la ignorancia es la fuerza.”

 – George Orwell

War, war never changes (La guerra, la guerra nunca cambia). Así comenzaba la historia de un famoso videojuego ambientado en un mundo postapocalíptico donde la guerra había destruido prácticamente la civilización.  Y es que aunque  actualmente no hayamos llegado a un estado tan extremo, la paz parece lejos de establecerse definitivamente ya que las guerras continúan reproduciéndose continuamente por todos los rincones de la Tierra. ¿A qué se debe esto?

lord-of-war

Psicólogos sociales de la talla de Joseph Campbell y Muzafer Sheriff han intentado descubrir por qué parece que el ser humano se siente atraído a luchar contra el prójimo. Mediante la teoría realista del conflicto nos acercan claves tales como que el origen del conflicto estaría en la competitividad por recursos materiales o recompensas sociales (tales como el respeto o el prestigio). Además de esta teoría se desprende que el conflicto sería algo innato en nosotros, desde que dejamos de ser nómadas para asentarnos en pequeñas colonias o tribus, nació el conflicto.

Ahora bien, esto explicaría el origen de los conflictos a pequeña escala (delincuencia en bandas juveniles, luchas de poder en la empresa, etc) pero ¿es suficiente para explicar el origen de las guerras? ¿Por qué poderosas naciones mandan miles de soldados, a matar y a morir , en guerras alrededor del mundo? Puede que ya te lo imagines:

Guerra Dinero

Según informes de Amnistía Internacional las guerras, y las armas que en ellas se usan, son uno de los comercios más lucrativos del globo. Este negocio de la muerte mueve anualmente más de 100.000 millones de dólares y lo paradójico es que más del 70% de este comercio procede de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU (EEUU, Rusia, China, Francia y Reino Unido). Esta es una de tantas mentiras con las que nos engañan los países desarrollados: mientras forman parte de uno de las más altas instituciones de las Naciones Unidas, una organización internacional creada para fomentar la paz entre las naciones, se dedican a vender armas a países o grupos guerrilleros con el fin de evitar que esta paz se establezca definitivamente y acabe con tan lucrativo negocio.

Siria

Una vez más, la población es la que más sufre las consecuencias. A lo largo del último año hemos visto cómo familias pasaban a sus hijos a través de alambres de pinchos o cómo se enfrentaban a la inclemencia del mar en un intento desesperado por escapar de la miseria de la guerra.

A partir de 2013 se estima que son 232 los millones de migrantes en el mundo. No todas aquellas personas que deciden dejar su país lo hacen de forma voluntaria, con unos objetivos definidos y con perspectiva de mejorar su situación (inmigrantes); sino que también encontramos grupos de personas que se ven forzados a huir de su entorno, escapando de situaciones de conflicto, solicitando asilo en otros países (refugiados); o que se ven obligados a huir de sus hogares pero permanecen en sus países (desplazados).

12c

Operaciones militares con nombres tan pintorescos como Libertad Duradera, Causa Justa o Restaurar la Esperanza, cuyos actos desencadenan la muerte de miles de personas, son un reflejo de cómo hemos revestido a la guerra de un lenguaje poético que tiene que ver con lo honorable, lo religioso y en algunas ocasiones lo erótico.

Y es que son curiosos los mecanismos que utilizamos para trasladar la culpa, preservar nuestra autoestima y, en definitiva, poder estar tranquilos. Gracias a estas “herramientas” podemos estar a bien con nuestra conciencia y justificar nuestras acciones. Excusamos nuestros fracasos, alardeamos de nuestros éxitos y consideramos que somos mejores que la media. Algunos de estos mecanismos son: sesgo en beneficio propio, que sería la tendencia a percibirse a uno mismo en términos favorables; sesgo de autoservicio, mediante el que atribuimos los éxitos a nuestras capacidades y, los fracasos, a factores externos;  o el error actor-observador, según el cual, una misma reacción ante idéntica situación, será explicada en clave externa si se refiere a nosotros y, en clave de personalidad, para los demás.

En definitiva, rescatamos una frase de la película, que en boca del propio Yuri Orlof dice así: “El secreto de la supervivencia es evitar las guerras, sobre todo con uno mismo”

Coged vuestra silla, sentaos a la mesa y sed bienvenidos.

Logo Lord of War

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s