La película más racista de la historia del Cine

Por Diego Alonso.

En la última gala de los Oscar se produjo un boicot por parte de los actores negros que veían como una vez más apenas tenían presencia entre las nominaciones a los mismos. Sin embargo, esto no es nada si lo comparamos con principios del siglo XX, cuando se filmó la que es, a mi juicio, la película más racista de la historia del cine.

 “El nacimiento de una nación (1915)”, obra de David Wark Griffith nos presenta a una familia de Carolina del Sur, los Cameron, propietarios de una plantación de algodón que, junto a sus esclavos, mantienen una vida idílica. Sin embargo, la Guerra Civil Norteamericana acabará con todo ello y la llegada de los negros del Norte corromperá a los esclavos, los cuales al sentirse libres darán rienda suelta a todo el sadismo y bestialidad inherente a su raza, hasta entonces, mantenido a raya por el viejo sistema esclavista. Así, con la ausencia de leyes, crece la revuelta y los negros cometerán todo tipo de desmanes. Como solución a tales desmanes hace su aparición el grupo del “imperio invisible”, hombres (blancos) ocultos bajo sábanas y capas blancas, no, no estamos hablando de los nazarenos en Semana Santa, que hacen frente a los rebeldes y se presentan como defensores de la virtud de la mujer blanca, del honor y la gloria del pasado.

nacimiento de una nación

 Basada en la novela del reverendo Thomas Dixon The Clansman, “El nacimiento de una nación es una oda clara al nacimiento del Ku Klux Klan, hombres blancos y puros que defienden sus valores frente a los negros, que son poco más que animales salvajes. La obra de Griffith fue la primera muestra del potencial propagandístico del cine: los asistentes a la proyección de la misma aplaudían frenéticamente a los héroes blancos mientras silbaban y abucheaban a los negros, esas bestias que querían arrebatarles sus mujeres, tierras y forma de vida. Es curioso que estos mismos energúmenos no se pararan a pensar que eso que perdían, en la ficción, era lo que los esclavos que abucheaban habían perdido en la realidad.

Como hemos visto en nuestra charla “Avatar, la justificación del colonialismo” los distintos pueblos se han rodeado siempre de una propaganda que les permitiera crear una justificación sólida a sus conquistas e injusticias, de forma que quedaba claro que aquellos a los que conquistaban o que usaban como esclavos era porque eran seres inferiores, poco más que bestias y que por tanto no había ningún problema en arrebatarles sus tierras o utilizarlos como mano de obra gratuita.

Logo Avatar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s