El manuscrito misterioso

Por Pablo Alonso.

A pesar del imparable avance de la tecnología, y que parece que cada vez hay menos por descubrir, todavía seguimos encontrándonos grandes misterios que suponen verdaderos quebraderos de cabeza para los estudiosos, los científicos, historiadores, etc. Este es el caso del Manuscrito Voynich, un misterioso manuscrito, indescifrable, que cuenta con 246 páginas, un total de 37.919 palabras, 8114 palabras diferentes y alrededor de 170.000 letras o glifos.

voynich-manuscript

¿Qué tiene le hace tan especial y misterioso? La respuesta es que es un manuscrito que no puede ser leído, puesto que presenta un idioma que resulta desconocido e indescifrable. Cientos de imágenes dibujadas se entrelazan con las miles de palabras que recorren sus páginas, haciendo más difícil aún su “lectura”.

Se piensa que su historia se remonta a hace unos seis siglos aproximadamente. Las investigaciones que se han realizado del papel datan su origen en torno a 1420 y, el análisis de los colores de las ilustraciones también lo sitúan en el siglo XV, debido a los colores que presenta. En cuanto a la autoría, se barajan diversos nombres destacados, como el de Roger Bacon o John Dee, entre otros. No obstante, no dejan de ser meras conjeturas.

voynich-portada

El primer propietario de este manuscrito fue el emperador Carlos I, luego cayo en manos de Rodolfo II de Bohemia y, desde entonces, ha ido pasando por distintas manos a lo largo de los siglos hasta que, a principios del siglo pasado, cayó en las manos de Wilfrid Voynich. En 1912, Voynich, un  especialista en libros antiguos lituano de origen polaco, compró 30 manuscritos a los jesuitas de Mondragone que, debido a su situación, necesitaban medios económicos. Entre estos textos se encontraba aquel al que nos estamos refiriendo.

wilfred-voynich

Se cree que los temas que trata, debido a las ilustraciones que presenta, abarca desde la astronomía hasta la cosmología, biología, herbario, etc. Es tan sumamente críptico que no es de extrañar el que llevara a la locura a más de uno, como fue el caso de William Romaine Newbold, profesor de la universidad de Pennsylvania, al cual el propio Voynick le hizo llegar una copia. También se ha especulado que, el propio manuscrito, pueda ser una tomadura de pelo, o que, para variar, tenga un origen extraterrestre.

universidad-yale

Tras el fallecimiento de Voynich, el manuscrito pasó a manos de su esposa, quien lo vendió a un anticuario y este, finalmente, lo donó a la universidad de Yale, donde permanece hasta ahora, asombrando a la comunidad académica y, sobre todo, a los criptógrafos. Recientemente, desde la Universidad de Bedfordshire, en Gran Bretaña, de la mano del profesor Stephen Bax, ha llegado la última investigación y, el propio profesor, afirma haber descubierto diez de las palabras del manuscrito. Teniendo en cuenta los esfuerzos anteriores, no se sabe muy bien si será algo significativo o no. El misterio del manuscrito perdura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s