Wall-E: La superlatividad del consumo

Consumo: Prodigioso envase lleno de nada. Invención de alto valor científico, que permite suprimir las necesidades reales, mediante la oportuna imposición de necesidades artificiales – Eduardo Galeano.

 

Hoy en día parece que hablar de consumismo es una cosa extrañablack-friday-1, puesto que lo tenemos tan integrado en nuestro día a día que quizás no somos conscientes de cuales son sus dimensiones y consecuencias.  Parece que nos tienen inmersos en una vorágine constante de adquirir cosas de forma compulsiva, ya que, además, los objetos se deterioran rápidamente,como si eso nos diera la felicidad, aunque parece que esto no es del todo cierto.

phubbing.jpgEl auge del consumismo y  los avances de la tecnología nos han llevado incluso a resultar maleducados, adquiriendo un nombre propio: el phubbing.  A este paso, hasta las máquinas van a ser “tipos” más educados que nosotros, al menos eso es lo que sugieren películas como Wall-E, donde simpáticos robots nos hacen pensar acerca de la relevancia del lenguaje corporal y de aquello que nos define como humanos, ¿y al resto de cosas? Nos adentraremos en la paradoja de Teseo para descubrirlo.

Las consecuencias del consumismo más exacerbado parecen evidentes y, de hecho, algunos autores, como Alan Weisman, han llegado a pensar cómo sería la Tierra sin nuestra presencia, para lo cual recurrió a ejemplos tan impactantes como lo sucedido en Chernóbil.

Posible.png

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s